“Visité un Programa de AMO en Villa Altagracia. Los niños y las niñas estaban absorbiendo la Palabra de Dios con gran empeño. Todos pasamos un maravilloso tiempo aprendiendo acerca de los Salmos. Sus respuestas eran bastante profundas. ¡Cuán asombrosos son los caminos del Señor con los niños! La comparación entre los niños de Villa Altagracia y los que observé en otra comunidad que no están en un Programa AMO, es tan diferente como el cielo de la tierra. Los niños de AMO eran disciplinados, participaban activamente y comprendían la Palabra de Dios.”— N. C., Consultora de Visión Mundial, Costa Rica

    
    PDF Imprimir Correo electrónico

    Componentes del Programa

    Basándose en Lucas 2:52, que describe el desarrollo holístico de Jesús de niño, AMO fue diseñado para nutrir al niño en su integridad: espiritual, mental, estética, social, y físicamente.

    El poder transformador de la Palabra de Dios es puesto al centro del currículo AMO para regenerar las mentes y renovar el entendimiento. Los niños leen la Biblia y se les enseña a razonar con principios bíblicos para tener ideas nuevas, tomar decisiones personales y resolver problemas al modo de Dios. Esto construye una cosmovisión cristiana.


    Los componentes del programa AMO balancean las modalidades
    de aprendizaje racional e intuitiva que se cultivan en cada lección
    .

    AMO trasciende el espíritu mediocre de la cultura popular con un énfasis inherente en la belleza y la vida. El aprendizaje empieza en la imaginación donde el pensamiento y la experiencial se encuentran. AMO nutre la imaginación cristiana mediante historias clásicas para niños leídas en voz alta por el maestro, el uso de imágenes y vocabulario bíblicos, y actividades nobles llenas de color, música, movimiento y virtudes e ideales cristianos.

    Los principios cristianos del autogobierno, mayordomía y servicio se entretejen a lo largo de toda la estructura curricular. Se enseña, modela y practica carácter cristiano, junto con una muestra de historia cristiana, relaciones amorosas con los maestros y proyectos de servicio para los niños. Así es como los futuros siervos-líderes son pulidos para Cristo.

    Dado que las palabras son los bloques con que se construyen las ideas, AMO pone énfasis en la construcción de vocabulario. Las palabras son definidas bíblicamente y los niños reciben con cada lección una palabra nueva que es puesta en el tablero de afiches del Cofre del Tesoro de Palabras.


    Haga clic aquí para una versión agrandada del Horario Semanal AMO.